El Zurriburri

"La revista digital del Manrique cultural"

Zurriburri Nº 0071. La isla de las mujeres del mar.

  (viernes 16 de abril de 2021) 

Haenyeo (literalmente, mujeres del mar) es un término coreano para referirse a las mujeres buceadoras de la isla surcoreana de Jeju. Son conocidas por su espíritu independiente, férrea voluntad o determinación, y representan la estructura familiar semi-matriarcal de esta isla coreana. En la actualidad constituyen uno de los principales símbolos turísticos y culturales de Corea.

Z0071 Imagen01

Imagen 1, Estatua de una haenyeo en la isleta de Udo, a 15 minutos en ferry de la isla de Jeju. Hay estatuas homenajeándolas por todas partes en ambas islas.

 

Las haenyeo son tradicionalmente mujeres. A los ocho años aprenden a nadar y a bucear en mar abierto y a los quince ya son consideradas como aprendices de haenyeo. Según adquieren experiencia en sus inmersiones van escalando puestos en la jerarquía; las haenyeo de mayor edad llegan a cumplir los 80 años en el mar.

Esta comunidad supone uno de los principales ingresos económicos de la isla de Jeju-do. Alrededor de la isla encontramos diversas granjas de marisco. Cada granja pertenece a una de las 100 cooperativas de haenyeo que se encarga de gestionarla y explotarla. Estas cooperativas tienen un fuerte sentimiento de comunidad en el que toda acción se discute de forma democrática entre todas las integrantes.

Z0071 Imagen02

Imageen 2. Representación del bulteok: el lugar dónde intercambian técnicas de buceo, toman decisiones, se desahogan y comparten consejos para las inquietudes personales y familiares entre todas. Hoy, son modernos vestuarios.

 

Ataviadas con trajes de neopreno negro estas recolectoras no necesitan bombonas de oxígeno. Su equipamiento se basa en unas pesas de plomo que facilitan la inmersión, unas gafas de buceo, unas aletas, una cesta llamada ‘mangsari’ en la que guardan el marisco y el ‘tewak’, una especie de flotador que mantiene la cesta en la superficie durante las inmersiones. Por último, se sirven del ‘bitchang’, un pequeño pico de metal para arrancar el marisco de las rocas.

Z0071 Imagen03

Imagen 3. Grupo de haenyeo.

Lo más sorprendente de las haenyeo es su técnica de inmersión. Cuando se sumergen comienzan a buscar cualquier indicio de los mariscos. Una vez que encuentran su botín deben asegurarse de recolectarlo a la primera ya que el mar normalmente embravecido de la costa de Jeju-do hace casi imposible volver a encontrar algo una vez que se sube a la superficie. Por este motivo estas increíbles mujeres han desarrollado una gran capacidad pulmonar que les permite pasar varios minutos bajo el agua. Cuando salen a la superficie emiten un curioso silbido llamado ‘sumbisori’. Con esta técnica, las haenyeo expulsan todo el CO2 acumulado durante la inmersión y obtienen el oxígeno necesario para la siguiente. Gracias a esta técnica pueden bucear durante largos periodos de tiempo con pocos descansos.

Jeju, elegida recientemente una de las nuevas siete maravillas naturales del mundo, es la isla más grande de Corea del Sur. Pero además de por su belleza, es conocida también por sus mujeres buceadoras, las haenyeo (en coreano, ‘mujeres del mar’). Esta tradición es desde 2016 considerada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco.

Lisa See en El abanico de seda nos transportó a China, a conocer la cultura de las niñas a las que reducían los pies ya que era el concepto de belleza que se había puesto de moda, pero que al mismo tiempo llevaba a una tortura a las niñas que debían pasar por ese proceso para romper los huesos de sus pies. Allí nos contaba sobre un contrato de amistad que se realizaba entre dos niñas que se volvían almas gemelas, laotongs, y que serían amigas de por vida aunque como se nos anuncia en la introducción es una amistad que se rompe.

En La isla de las mujeres del mar Lisa See nos transporta ahora a Jeju, una pequeña isla al sur de Corea, un punto estratégico que sirvió de puente entre los mongoles y los japoneses, y los japoneses con los coreanos y los chinos. Con esos antecedentes históricos, es una isla que increíblemente persevera en su cultura. Bajo la ocupación japonesa presenciamos la infancia de Young-sook, quien un día cultivando el campo junto a su madre se encuentra a una huérfana que roba comida: esa huérfana es Mi-ja. La madre de Young-sook se compadece de ella y le ofrece trabajo en la cooperativa de haenyeo que ella preside, y la amistad comienza a formarse entre las niñas volviéndose inseparables incluso hasta la edad adulta. 

Z0071 Imagen05

Imagen 5. Isla de Jeju (Corea del Sur).


En esos primeros años comenzamos a conocer la cultura por medio de los ojos de estas niñas, lo que significa ser haenyeo, una buceadora del mar con una gran capacidad física: sin un equipo de buceo, con ropas comunes de algodón y sin ayuda de respiradores, logran alcanzar los 20 metros de profundidad y tolerar muy bajas temperaturas en el invierno. Ellas se dedican a cosechar los frutos del mar y cazar animales acuáticos, pero siempre manteniendo un equilibrio, cuidando de los campos marinos y agradeciendo a las diosas de la isla por prevenir los peligros del mar.  Nos da a conocer los hábitos de trabajos, y así veremos que se trata de una sociedad en la que las mujeres son las que traen el sustento a la casa, mientras los maridos se dedican a cuidar de los hijos y a hacer la comida. 

Las haenyeo se jactan siempre de ser fuertes y realmente lo son: son unas mujeres imponentes y respetadas, incluso son contratadas para la pesca submarina en otros países.

Pero tras finalizar la Segunda Guerra Mundial, los japoneses son expulsados de Corea y el país es dividido por el paralelo 38, el norte dominado por la Unión Soviética, el sur por Estados Unidos. Tras realizar unas elecciones arregladas, comienzan numerosas movilizaciones por parte de los coreanos que desean la reunificación, y se inician persecuciones políticas ordenadas por EEUU para erradicar a los comunistas. Esto da lugar a una parte de la historia que se mantuvo oculta hasta principios del 2000 bajo pena de cárcel. Nadie podía hablar de ello, e incluso se cita al escritor proveniente de Jeju, Hyun Ki-young, que es torturado y encarcelado por su relato Tío Suní en el que habla de la tragedia que se vivió en la isla.

Z0071 Imagen06

Imagen 6. Grupo de detenidos esperando su ejecución.

¿Qué pasó en la isla? Esto es algo impecablemente retratado por Lisa See, quien llevó a cabo un gran trabajo de investigación para plasmar los momentos más álgidos de la historia de Jeju tras la Segunda Guerra (y así lo demuestra con 5 páginas de agradecimientos y de bibliografía): el “Incidente 4.3”, que no fue sólo la persecución política a rebeldes, sino el genocidio que se vivió en la isla durante 7 años, la quema de aldeas enteras, la matanza indiscriminada de civiles, y la prohibición de practicar el chamanismo que forma parte de los ritos culturales de la isla. La tensión se apodera del relato; si bien no nos llega como algo triste, sí nos llega como algo dramático y terrible que vivió todo un pueblo y que los gobiernos de Corea y Estados Unidos ocultaron durante 50 años, además de intentar eliminar las evidencias al punto que solo hay un número estimativo de muertos (entre 30.000 y 60.000 personas) y no hay una cifra exacta.

Z0071 Imagen07

Imagen 7. La isla de la mujeres de Lisa See.

Os recomiendo que leáis este libro no sólo por sensibilizarnos con la tragedia que tuvo lugar, sino también por que descubráis a estas mujeres valientes que se están viendo en extinción, ya que muchas son ya “abuelas” que no pueden enfrentarse a esas duras y peligrosas inmersiones en el mar por mucho que su corazón les grite con fuerza y sufran por ver que no hay nuevas generaciones que las reemplacen.

Por último, os dejo un enlace al vídeo  La sirena coreana dónde podéis oír en un par de minutos el testimonio de una haenyeo desafiando al tiempo y al destino.

 Autora: Elena García Olivares. Profesora de Matemáticas y Secretaria del I.E.S. Jorge Manrique.

 Si quieres dejar un comentario, sugerencia o aportación relacionada con este artículo, te invitamos a que lo hagas a continuación. 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

El Zurriburri es la revista digital del I.E.S. Jorge Manrique

fachada

institutobilingue

 

FSE horizontal dcha 

Bilingüismo Secc Lin Ale Plur Fra

Newsletter

Si no quieres perderte ninguna publicación, suscríbete a nuestra revista:

Buscar

Esta revista digital está patrocinada por:

Colabora en la revista

Si quieres participar en El Zurriburri envía un artículo que consideres de interés a la dirección de correo electrónico:

direccion@iesjorgemanrique.org

 

 

Sitios amigos de El Zurriburri

Aprende con el CSIC 02

Si te apasiona la lectura no puedes perderte el siguiente blog:

Un libro al día

Nº de Visitas a El Zurriburri

368137
1845
Nº de suscripciones a El Zurriburri
fachada

   El Zurriburri es la revista digital del I.E.S. Jorge Manrique

Centro con Sección Bilingüe en Inglés, Sección Lingüística en Alemán y Proyecto Plurilingüe en Francés.

C/ Mar Adriático, 2
Tres Cantos - 28760
Telf.: 91 804 09 64   

institutobilingue FSE horizontal dcha