El Zurriburri

"La revista digital del Manrique cultural"

Zurriburri Nº 0103. Demasiado cerca del Sol.

  (martes 14 de febrero de 2023)

 Helios e Ícaro. Eran inseparables. Siempre se les veía juntos. Siempre se traían algo entre manos. Era verles la cara y ya se sabía que algo iba a ocurrir. Eso sí, si no estabas del lado de los que reciben la broma, llegaban a ser bastante entretenidos. Su talento no residía en gastar bromas, sino en salir siempre impunes. Nadie se explicaba como no habían sido castigados nunca.

Helios

Helios. Imagen con licencia Wikimedia Commons.

Sí, habían sido ellos los que habían empapelado una clase entera de papel de regalo. Sí, habían sido ellos quienes habían colado pimienta en la ventilación, causando que se cancelase el instituto por un día entero ya que era imposible dar clase entre tanto estornudo. Sus bromas eran legendarias y conocidas por toda la ciudad, y, a pesar de que todo el mundo sabía que habían sido ellos, nunca conseguían las pruebas suficientes para incriminarlos.

Ícaro captura

Ícaro (Maso da San Friano, caduta di icaro, 1570-73). Imagen con licencia Wikemedia Commons.

- Dios, que calor hace…- Suspiró Ícaro. El final del curso se acercaba, y con ello el calor. - ¿En qué estás pensando?

- …-

- ¿Helios? - Ícaro se empezó a incorporarse del sofá en el que estaba estratégicamente colocado para que le diese el aire del destartalado ventilador que tenía. A Helios no le importaba no disfrutar también de la máquina, nunca parecía afectarle el calor del sol. - ¿Qué se te ha ocurrido?

- El fin de curso está cercano… Y este año es nuestro último aquí…- Sus ojos se iluminaron de un brillo especial, aquel brillo que Ícaro había llegado a conocer tan bien. – Tenemos que hacer algo grande, algo que se quede en la historia de este instituto.

Estuvieron semanas planeando cada pequeño detalle. Esta iba a ser su grandiosa despedida, tenía que ser recordada por siempre. Además, estaba el hecho de que después de esto, no podrían planear más bromas, ya que sus caminos se separarían. Ícaro intentaba no pensar demasiado en ello. Nunca lo habría admitido a nadie, pero sentía hacia Helios un cariño especial. Estaba dispuesto a seguirle hasta el fin del mundo.

- ¿Por qué me estás mirando así?

- …

- ¿Qué? Venga, Dédalo, dime que pasa.

- Ícaro… Sé que te gusta Helios, pero ten cuidado.

- ¡¿Qué?! ¿De dónde te has sacado eso?

- Pues del hecho de que es verdad. Mira, puedes negármelo todo lo que quieras, pero déjame hablar primero.

- …

- Gracias. Bueno, como decía. Sé que crees que si le sigues a todas partes y siempre le ayudas en sus bromas el te querrá, pero, Ícaro, esto no funciona así. Si te quiere, te quiere. Si no, no.

- ¿Qué sabrás tú?

- Bueno, bueno, tranquilo. Mi punto es que no te acerques demasiado, o podrías salir herido.

Llegó el día. Tenía que salir bien. Iba a salir bien. Habían pasado demasiado tiempo (y dinero y contactos) en esto como para que no funcionase. Todo empezó con la música.

La banda al completo comenzó a tocar “Never gonna give you up” en el pasillo a máximo volumen. Cuando llevaban ya unos minutos, la gente empezó a salir al pasillo a ver que ocurría. Cuando terminaron, empezaron a llegar las vacas. El pasillo se llenó de vacas (todas mansas, querían gastar una broma, no matar a alguien). Llevó horas desalojar a todas. El instituto era caos y no hubo más clases ese día. Aún así, todo el mundo se quedó para ver como terminaba esto. Cuando los profesores consiguieron desalojar a las vacas, se dieron cuenta. Era una distracción.

La sala de profesores entera estaba llena de gallinas. No había ni un solo espacio libre. Cómo habían conseguido llevar a tantas gallinas hasta el segundo piso siempre será uno de los 7 Misterios de ese instituto.

- ¡Lo conseguimos! ¡Ha funcionado de verdad!

- Sí, todo ha ido acorde al plan - comentó Helios. Tenía una sonrisa deslumbrante, tan fuerte como la luz del Sol.

Dudó un momento antes de abrazar fuertemente a Ícaro. La cara de Ícaro parecía un tomate. A lo mejor fue la euforia del momento lo que le hizo actuar. Empezó a besar a Helios, y él se lo devolvió un poco antes de echarse un poco hacia atrás.

- … - Lo que Ícaro más había temido. Ese silencio por el que había tenido pesadillas. Salió corriendo antes de que Helios pudiese decir palabra.

La habitación de Ícaro estaba cerrada a cal y canto. No quería que nadie entrase mientras estuviese llorando. Dédalo tenía razón. No debería haberse acercado a Helios, al final tan solo le había causado dolor. Y había perdido no tan solo al chico que le había gustado por años, sino también a su mejor amigo y ahora. Un suave toque en la puerta le sacó de sus pensamientos.

- ¡Dejadme en paz, no pienso abrir!

- ¿Ni siquiera a mí? -  Ícaro se quedó paralizado. Era Helios. Decidió no contestar, a ver si se iba.

- Ícaro… Bueno, si no me abres, te lo digo a través de la puerta. Mira, no quería apartarme ¿vale? Yo… a mí también me gustas -. La voz de Helios se mantuvo igual de fuerte durante todo el raro que habló. Ícaro pensó que había escuchado las últimas palabras mal.

Abrió la puerta y allí estaba Helios, de pie y con esa postura desafiante que tenía siempre.

- … - Ícaro se había quedado sin palabras.

- Sé lo que me vas a decir, y antes de que me eches en cara que me haya apartado, puedo explicarlo. Yo tenía miedo - Ícaro nunca pensó que llegaría a escuchar esas palabras salir de la boca de Helios – Cada uno se va a una universidad en la otra punta del país, y me daba miedo que lo nuestro saliese mal. Me daba miedo perderte y perder nuestra amistad. Pero me he dado cuenta de que mi amor por ti es más grande que mi miedo. Y hay algunas cosas por las que vale tomar el riesgo.

Ícaro seguía callado y Helios se empezó a poner nervioso. Estaba a punto de salir corriendo cuando Ícaro le dio un apasionado beso.

Autora: Celia Arozamena, alumna de 1º de Bachillerato del I.E.S. Jorge Manrique. Fue galardonada con el accésit en el Concurso Literario 2021-22 (en la categoría 3º y 4º ESO), organizado por el Departamento de Lengua y Literatura.

Árbol día del libro

Si quieres dejar un comentario, sugerencia o aportación relacionada con este artículo, te invitamos a que lo hagas a continuación. 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

El Zurriburri es la revista digital del I.E.S. Jorge Manrique

fachada

institutobilingue

 

FSE horizontal dcha 

Bilingüismo Secc Lin Ale Plur Fra

Newsletter

Si no quieres perderte ninguna publicación, suscríbete a nuestra revista:

Buscar

Esta revista digital está patrocinada por:

Colabora en la revista

Si quieres participar en El Zurriburri envía un artículo que consideres de interés a la dirección de correo electrónico:

direccion@iesjorgemanrique.org

 

 

Sitios amigos de El Zurriburri

Aprende con el CSIC 02

Si te apasiona la lectura no puedes perderte el siguiente blog:

Un libro al día

Nº de Visitas a El Zurriburri

1288047
1845
Nº de suscripciones a El Zurriburri
fachada

   El Zurriburri es la revista digital del I.E.S. Jorge Manrique

Centro con Sección Bilingüe en Inglés, Sección Lingüística en Alemán y Proyecto Plurilingüe en Francés.

C/ Mar Adriático, 2
Tres Cantos - 28760
Telf.: 91 804 09 64   

institutobilingue FSE horizontal dcha