El Zurriburri

"La revista digital del Manrique cultural"

Zurriburri Nº 0001. Zurriburri.

(martes 23 de abril de 2019)

Hoy, 23 de abril de 2019, Día del Libro, ve pues la luz, aunque no en forma de dos bombillas de 60 vatios, como le ocurrió a Óscar Bronski, sino en formato digital, la revista cultural del I.E.S. Jorge Manrique.

Y, como no podía ser de otra manera, el primer zurriburri que publicaremos tratará sobre la palabra zurriburri. La primera publicación será, pues, el metazurriburri.

Zurriburri, según el Diccionario de la Lengua Española de la RAE, significa en la acepción que aquí nos interesa, barullo, confusión.

Parece que el origen etimológico de la palabra es onomatopéyico, por zurr, imitación de un sonido bronco.

Entre los sinónimos, o palabras semánticamente cercanas, de zurriburri podemos encontrar:

            Bulla, barullo, baturrillo, batiburrillo, jaleo, alboroto, algazara, algarabía, batahola, barahúnda, gorigori, tropel, pandemónium, maremágnum,   totum revolutum…

Parece ser que la palabra batiburrillo (mezcla desordenada de cosas inconexas que no vienen a propósito) surge a fines del siglo XVII por cruce entre baturrillo (con el mismo significado) y zurriburri (confusión, desorden, ruido o zumbido confuso).

Baturrillo aparece a inicios del siglo XVII en la obra de Quevedo, como vocablo con doble sufijación: despectiva (-urro) y diminutiva (-illo), del verbo batir, procedente del latín battuĕre (batir, golpear), de donde también proceden palabras como batalla, badajo, batería, debatir, combatir, rebatir, batuta, etc. Se asocia con la raíz indoeuropea bhāt (golpear).

Zurriburri, que hoy es barullo y confusión, es asociado por Corominas a la raíz del verbo zumbar, que explica su origen como una creación onomatopéyica. Zurriburri también aparece en la obra de Quevedo, como zumbido confuso, zurrido o acción de refunfuñar, o también con las otras acepciones despectivas (recogidas también por la RAE):

  • En el Diccionario de Autoridades se lee: “el sujeto vil, despreciable, y de muy baja esfera”.
  • En el Tesoro de la lengua castellana o española, de Sebastián de Covarrubias, se puede encontrar: “zurriburri, el hombre muy ordinario, como lo es el pelo burro del asno”.
  • Y en el Vocabulario de refranes y frases proverbiales, de Gonzalo Correas: “dícese por confusión de gentes de todas castas y de baja suerte”.

Con estos últimos significados podemos encontrar zurriburri, por ejemplo, en Cuento de cuentos, obra que discurre como un juego de ingenio consistente en un abigarrado ensamblaje y casi ininterrumpida sarta de locuciones (posiblemente la obra literaria española con mayor densidad de locuciones):

“‛Yo he de hacer mi gusto y esotro es cosa de morenos, y no quiero cuentos con serranos’. Y de una hasta ciento, que se descalzaban de risa de ver al viejo hecho de hiel, y ella que se iba a cencerros atapados con un zurriburri, refunfuñando.” (Cuento de cuentos, Francisco de Quevedo, páginas 399-400)

Como se ha indicado antes, el pasaje tendría sentido con las acepciones despectivas del término zurriburri, puesto que la muchacha se marcha con el picarón, y entre la confusión y embrollo montados con su padre y los vecinos, que no parecen gente de grandes principios.

                                    zurriburri4

En palabras de Jorge Luis Borges:

[Quevedo] También abominó de los idiotismos. Con el propósito de "sacarlos a la vergüenza", urdió con ellos la rapsodia que se titula Cuento de cuentos; muchas generaciones, embelesadas, han preferido ver en esa reducción al absurdo un museo de primores, divinamente destinado a salvar del olvido las locuciones zurriburri, abarrisco, cochite hervite, quítame allá esas pajas y a trochimoche.” (Prólogo para Francisco de Quevedo: “Prosa y verso”, Jorge Luis Borges).

Pero volvamos a la acepción que nos interesa, la de lío, cajón de sastre, confusión, batiburrillo…

La palabra zurriburri en la Literatura hispanoamericana.

Podemos encontrar la palabra zurriburri en los Episodios Nacionales de Benito Pérez Galdós:

“En las visitas que casi diariamente me hacía el buen Segis, contábame el asunto en cierto modo fundamental y étnico del Banco Popular. Sostuve yo que la credulidad candorosa del pueblo español y las artes hipnóticas de la hija de Larra eran, como signo indudable del estado mental de la raza, más dignos del fuero de Clío que las ficciones vanas en que se agitaban nuestros políticos; en suma, que la Historia debía consagrar más páginas al zurriburri de las finanzas plebeyas que al barullo retórico de las Cortes, y al trajín de quitar y poner Constituciones que no habían de ser respetadas.” (Episodios Nacionales, VI Cánovas, Benito Pérez Galdós).

Carmen Martín Gaite la nombra en su obra Los parentescos, novela que su muerte dejó inconclusa. El relato está narrado por Baltasar, que evoca su infancia en Segovia y su posterior traslado a Madrid. A Baltasar le encantan las palabras y los trabalenguas. Desde pequeño se ha dedicado a buscar en el diccionario las palabras que no conoce y a apuntarlas después en un cuaderno. Los miembros de la familia llaman a la casa de Segovia la casa zurriburri, término acuñado por la criada, Fuencisla. Afirma Baltasar que la palabra zurriburri le gusta por su sonoridad y por la relación, nada lógica ni arbitraria, pero sí intuitiva, que establece con el desorden y el caos familiar que designaba:

“Y a mí esa palabra [zurriburri] se me quedó para siempre por dentro, porque es de las difíciles y que dan risa.” (Los Parentescos, Carmen Martín Gaite, página 43).

El getxotarra Ramiro Pinilla escribe en La tierra convulsa (primera parte de su trilogía Verdes valles, colinas rojas):

Etxe, el solitario Tempranero, el viudo sin familia, quien llevaba los veinticinco años precedentes sin apenas separarse de la Madera, viviendo bajo la techumbre de hojarasca adosada a ella, vigilando que no se la arrebataran ni Larreko ni quienes apostaban por él, confiando no ya en que la aún inexistente -pero irremediable- ley de los vascos en materia de Cosas Encontradas en la Playa y Posteriormente Atascadas a Medio Camino le otorgara la posesión de la Madera, sino en que el asunto se quedara donde estaba, es decir, la Madera se quedara donde estaba, es decir, no se la llevara Larreko a su casa: una pretensión inconcebiblemente humilde, por no decir desesperante, habida cuenta del zurriburri que había armado.” (La tierra convulsa, Ramiro Pinilla, página 115).

                                      zurriburri2 zurriburri3                 

Y en su otra obra Aquella edad inolvidable, donde se narra la desdichada historia del Botas, héroe del Athletic Club de Bilbao por meter de cabeza el mítico gol contra el Real Madrid que le da al Athletic el trofeo de la Copa del Generalísimo de 1943, (y donde, por cierto, se comenta, en su página 20, de dónde proviene el término alirón, pero esto será materia de otro zurriburri…):

“El lunes, el público del fútbol pudo leer que el gol del Athletic había sido metido de un manotazo. Aunque no era la mejor ocasión para entrar en honduras, de su entusiasmo pudo rescatar un instante de lucidez e instaló para el futuro que nada había que ocultar, que el gol se produjo como los mejores goles, tras un zurriburri de piernas y pies, culos y caderas, brazos, manos y cabezas que no lo aclararía ni el propio gallo de la Pasión.” (Aquella edad inolvidable, Ramiro Pinilla, página 86).

La palabra zurriburri en la Literatura extranjera.

Si es poco frecuente el uso de la palabra zurriburri, harto complicado resulta encontrar a un traductor que haya osado utilizarla. La hemos encontrado en Diario de un loco, de Nikolai Gogol. Cuando el consejero titular Aksentiy Ivánov cae en la cuenta de que es nada menos que Fernando VIII, rey de España, se presenta en el ministerio donde trabaja el 86 de marzubre, entre el día y la noche, y:

“El jefe de despacho creyó que iba a saludarle y pedirle disculpas, pero le miré con aire indiferente, sin ira, pero también sin benevolencia, y me senté en mi sitio como si nada hubiera pasado.Recorrí con la mirada a la canalla administrativa y pensé: ‛¡Si supieseis quien está entre vosotros! ¡Dios santo! ¡Qué zurriburri se armaría!’”. (Diario de un loco, Nikolai Gogol, Maldoror ediciones, 2009, traducción de Jorge Segovia y Violetta Beck)

Lo habitual en el pasaje anterior de esta obra es encontrar como traducción alguna expresión del tipo: “¡Dios mío, la que se iba a armar!” (Editorial Bruguera, 1981, traducción de José Fernández Sánchez) o “¡Dios mío! ¡Qué jaleo se armaría!” (biblioteca digital del Ilce: http://bibliotecadigital.ilce.edu.mx).

La palabra zurriburri en el Teatro.

El 27 de enero de 2012 el Taller de Teatro Municipal del municipio guipuzcoano de Urnieta presentó, Zurriburri, dirigida por Mikel Agirregomezkorta. La obra se presentaba con las siguientes palabras que ilustran magníficamente bien el concepto al que nos referimos:

“El momento que precede a toda creación es un momento caótico, en el cual todo es posible: revoltijo de ideas, remolino de opiniones, barahúnda de imágenes y recuerdos, ensalada de músicas, desconcierto, barullo, belén, berenjenal, confusión…, CAOS. De aquí, de esta euforia inicial, de este caos como premonición de un orden, es de donde parte este trabajo. Así, de un originario torbellino de ideas que poco a poco hemos ido ordenando con la consabida pérdida de muchas de ellas, han ido quedando unos textos que son los que han fundamentado esta muestra. (...) El orden ha sido restablecido, pero afortunadamente, tal como el caos, es algo temporal. Este nuevo orden será la antesala de un nuevo caos y vuelta a empezar... Tanto el uno como el otro son indispensables, son partes de ese todo que es la vida.”

                                      

           zurriburri

 

La palabra zurriburri en la prensa.

El periodista y prolífico escritor asturiano Carlos Luis Álvarez Álvarez (1928-2006), más conocido por su seudónimo Cándido era un usuario de la palabra zurriburri como lo ilustra el siguiente par de ejemplos:

Siendo UCD una pura crisis, difícilmente podrá generar otra cosa que crisis, pero si se llega a un forzamiento del actual período legislativo y se convocan elecciones generales, el peligro no será menor, porque UCD ha creado tal zurriburri con las autonomías que lo más seguro es que los partidos nacionales hayan perdido mucha de su base intrínseca. (Diario ABC, 31/01/1981, página 11, Cándido)

En el zurriburri radiofónico de ayer por la mañana Pilar Urbano retrocedía encolerizada hacia el bizantinismo lingüístico distinguiendo entre militancia y beligerancia, mientras Luis del Olmo fue el gallo de la Pasión que le cantó a la señora tres veces. (Diario ABC, 07/02/2001, página 2, Cándido)

El siguiente ejemplo nos muestra que no todos los periodistas dominan la lengua que escriben, a no ser que éste haya descubierto una nueva acepción para el término que nos ocupa:

Me entero de que el presidente de Caja España Duero en un acto en Salamanca destacó que las cajas deben seguir teniendo «sensibilidad social» y habló de «nuevas fórmulas» y «aproximación a los clientes». Bueno, me pego cada susto que un día me da un zurriburri que me deja ‘pallá’. (Diario El Mundo, 26/06/2011, Agustín Flórez, León).

Otro ejemplo, más acertado, en el mismo medio de comunicación:

En la memoria desfalleciente del último rey de Grecia, quedaría preservado del olvido aquel verano de 2006, de risas y de brisas. El mar turquesa se convertía en un zurriburri de chapoteos cuando Pablo hacía un impecable salto de cisne entre el jolgorio de sus cuatro hijos con sus trajes de baño Marie-Chantal y de los tres hijos de Alexia (la cuarta, Amelia, aún no había nacido). (Diario El Mundo, 09/07/2018, Gonzalo Ugidos).

La palabra zurriburri en otras lenguas.

¿Qué palabras podemos encontrar en otros idiomas que, significando esta idea de barullo, maremágnum, batiburrillo de ideas…, conserven cierta sonoridad particular en la propia lengua?

- Candidato a zurriburri en italiano:

En italiano batiburrillo se podría traducir por guazzabuglio, que, al menos para un hispanohablante, aparenta poseer bastante sonoridad particular. También es de destacar que el quarantotto (cuarenta y ocho) fue sinónimo en la Sicilia de 1848 de desorden y barullo. Como nos narra el gran Leonardo Sciascia en su novela del mismo nombre, el creciente espíritu de unificación y nacionalismo hizo llegar a un pueblo perdido de la isla italiana la revolución.

- Candidato a zurriburri en alemán:

En la lengua germánica podrían ser candidatos los términos Wirrwarr (confusión) o Durcheinander (confusión, mezcla). Por su parte el verbo schnurren significa zumbar, hacer estrépito, lo que recuerda al origen onomatopéyico, según Corominas, de zurriburri. Sin embargo existe una que se adapta particularmente bien por su sonoridad a nuestro zurriburri, la palabra Kuddelmuddel. Se usa en el sentido amplio de la palabra para expresar confusión general. El origen de la palabra no está claro. Karl Friedrich Wilhelm Wander ve el origen en Pomerania. La parte muddeln deriva de la forma germano-dialectal inferior Modder. El término Kuddelmuddel probablemente se extendió desde Berlín a mediados del siglo XIX. En el lenguaje literario Thomas Mann lo utilizó en su narrativa The Converse Minds.

Algunos ejemplos de su uso:  

                              Das ist ein Kuddelmuddel!              ¡Esto es un lío!  

                              Etwas ein Kuddelmuddel.               Algo disparatado.  

                              Du bist ein Kuddelmuddel!              ¡Estás hecho un desastre! 

- Candidato a zurriburri en portugués:

En lengua portuguesa podría hacer las veces de zurriburri el término balbúrdia, que viene a significar alboroto, confusión, desorden.

Ejemplos de su uso:

              Este quarto está uma balbúrdia!                            ¡Esta habitación está hecha un caos!

              Mas que balbúrdia é esta?                                     ¿Pero qué lío es esto?

              Quem está a fazer toda esta balbúrdia na rua?        ¿Quién está provocando tanta confusión/vocerío/jaleo en la calle?

              A manifestação era uma balbúrdia.                         La manifestación era un tumulto/confusión/desorden.

Seguiremos trabajando esta sección para encontrar palabras análogas a zurriburri en otras lenguas, preguntándoles a los nativos de esas lenguas.

 

REFERENCIAS.

  1. Diccionario de la Lengua Española de la RAE.
  2. Indogermanisches Etymologisches Wörterbuch, Julius Pokorny, entrada 196, página 111.
  3. etimologías.dechile.net
  4. La invención de conceptos burlescos en las sátiras literarias de Quevedo, Antonio Azaustre Galiana, Universidad de Santiago de Compostela.
  5. La fraseología de Cuento de cuentos de Francisco de Quevedo, Mario García-Page Sánchez, Anuario de Estudios Filológicos, 2013, páginas 55-67. Universidad Nacional de Educación a Distancia.
  6. Realidad y ficción en la obra de Carmen Martín Gaite, María Coronada Carrillo Romero, Tesis doctoral, Universidad de Extremadura, Departamento de Filología Hispánica y Lingüística General.
  7. Prólogo para Francisco de Quevedo: “Prosa y verso”, Jorge Luis Borges, Buenos Aires, Emecé Editores, Clásicos Emecé, 1948.

Obras literarias mencionadas.

  1. Cuento de cuentos, Francisco de Quevedo Villegas, 1626.
  2. Episodios Nacionales, Quinta Serie, VI Cánovas, Benito Pérez Galdós, 1912.
  3. Los parentescos, Carmen Martín Gaite, 2000.
  4. La tierra convulsa, (primera parte de la trilogía Verdes valles, colinas rojas), Ramiro Pinilla, 2004.
  5. Aquella edad inolvidable, Ramiro Pinilla, 2012.
  6. Diario de un loco, Nikolai Gogol, 1835.
  7. El quarantotto, Leonardo Sciascia, 1958.

Autor: Fran Castillo Sánchez-Beato. Profesor de Física y Matemáticas, y Director del IES Jorge Manrique.

Si quieres dejar un comentario, sugerencia o aportación relacionada con este artículo, puedes hacerlo a continuación.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

El Zurriburri es la revista digital del I.E.S. Jorge Manrique

fachada

institutobilingue

 

FSE horizontal dcha

Newsletter

Si no quieres perderte ninguna publicación, suscríbete a nuestra revista:

Buscar

Esta revista digital está patrocinada por:

Colabora en la revista

Si quieres participar en El Zurriburri envía un artículo que consideres de interés a la dirección de correo electrónico:

direccion@iesjorgemanrique.org

 

 

Sitios amigos de El Zurriburri

Aprende con el CSIC 02

Si te apasiona la lectura no puedes perderte el siguiente blog:

Un libro al día

Nº de Visitas a El Zurriburri

157936
1845
Nº de suscripciones a El Zurriburri
fachada

   El Zurriburri es la revista digital del I.E.S. Jorge Manrique

Centro con Sección Bilingüe en Inglés y Plurilingüe en Alemán y Francés.

C/ Mar Adriático, 2
Tres Cantos - 28760
Telf.: 91 804 09 64   

institutobilingue FSE horizontal dcha