El Zurriburri

"La revista digital del Manrique cultural"

Zurriburri Nº 0081. La tierra sin hombres (I).

(jueves 17 de junio de 2021) 

 

Sí aquí estoy, solo. Bueno no del todo, el viejo Pulgas me acompaña siempre. Me llamo Loki. Me quedé solo el 6 de abril del año 2080, cuando el resto de los humanos buscaron otros planetas para vivir, porque el viejo planeta Tierra ya no era un lugar habitable, ni seguro para lo humanos.

Si has encontrado este diario es porque habéis decidido volver. Espero que esta vez los humanos hayamos aprendido a cuidar y valorar nuestro precioso planeta. No recuerdo muy bien los motivos por los que empecé a escribir, quizá por seguir hablando el idioma de los humanos, aunque fuese conmigo mismo, ya que Pulgas es un fiel compañero, pero no da mucha conversación. Aunque creo que, en el fondo, siempre he albergado la esperanza de que los humanos volvieseis, y quería ayudaros con este diario a comprender por qué os fuisteis y qué cosas quedan en este planeta que hacen que valga la pena cuidarlo y llenarlo de vida de nuevo.

Querido lector, no sé en qué año estarás, ni si allá de donde vienes te están esperando tu familia o amigos. Si es así, por favor transmíteles la información, la buena y la no tan buena, que en este diario encontrarás para ayudar a que no se repitan los errores del pasado.

Día 1... Hace muchos años en el planeta Tierra la gente se empezó a ir porque cada vez había más contaminación y en todos los medios de comunicación, recomendaban salir del planeta cuanto antes. Cuando yo escuché esto pensaba que la gente no haría caso, y así fue al principio, pero a medida que iban pasando los años la gente se lo tomaba más en serio, ya que no paraban de repetirlo por las noticias y en el otro planeta tenías más esperanza de vida. A mí no me apetecía salir del planeta porque en el otro planeta no aceptaban mascotas y yo tengo a Pulgas, entonces me quedé en la Tierra viendo cómo la gente se iba hasta que me quede solo.

captura Día 1

Al principio se me hacía muy raro, pero luego me fui acostumbrando. Me dediqué a ocuparme de las mascotas que quedaban en el planeta y a cultivar vegetales para poder comer.

Día 2... Un buen día cayó un sobre delante de mí, yo lo abrí para ver que contenía y me quedé perplejo, los humanos querían volver a la tierra y aprender de sus errores. Entonces yo decidí escribirles otra carta, diciendo que para volver solo necesitaban encontrar el planeta Tierra y quitar los montones de basura y arreglar los desperfectos que habíamos causado. Como sabía que era imposible porque el planeta al que habían ido ellos estaba a 200 galaxias del mío, pensé que, si construía una máquina hecha de chatarra capaz de recoger y quemar la basura, por lo menos tendría un planeta más limpio. Esa misma tarde ya estaba construyendo esa máquina, bueno mejor dicho diseñándola. Yo sabía que había algunos materiales que no estaban en mi país, EE. UU. Así que pensé donde podría encontrar los demás materiales y decidí que el primer lugar al que tenía que viajar era España. Me prepare para el viaje tan largo que me esperaba.

captura Dia 2

Día 3... Pulgas llevaba unos días raro y yo no entendía lo que pasaba. Esta mañana lo he encontrado tirado en una puerta de coche sucia. Y me he asustado al ver que tenía una herida en la pata derecha. Se la he curado con agua del pantano, pero estoy muy preocupado. He empezado a buscar materiales para construir la máquina, cuando me ha llegado una nota enfrascada de los humanos, la cual decía que en 5 años llegan al planeta. En la carta también ponía que les gustaría seguir en contacto conmigo. En este tiempo he desarrollado muchas aficiones nuevas, pero ya me estoy haciendo mayor y no sé si podré aguantar cinco años más.

captura Dia 3

 

Día 4... Por la mañana, he ido a ver como estaba Pulgas. Estaba igual de raro que ayer y la herida no se había curado. Hoy también he empezado a construir la primera parte de la máquina. Cuando termine esta primera parte, tendré que viajar a España para empezar a construir la segunda, con los materiales que no están disponibles en EE. UU. Por la tarde decidí ir a casa de mis padres. Mis padres murieron debido a la contaminación ya que eran muy viejos. Paseé por la casa recordando mi infancia y luego decidí bajar al sótano. En el sótano, me encontré con un rifle que mi padre utilizaba para cazar y unos cuantos perdigones. Me lo llevé por si lo tuviese que utilizar en un futuro. Después volví a la base y continué trabajando en la máquina hasta que decidí irme a dormir. No recibí ninguna carta de los humanos.

captura Dia 4

 (Continuará)                                  

Cuento colaborativo elaborado en Valores Éticos por el grupo 2º ESO CE.

Autores: Maru Castellanos, Lucía Rodríguez, Miguel Roldán, Elena Ruíz, Diego Sánchez, Sergio López, Eva Sileshi, Claudia Torralbas, Aitana Tortosa, Carlos Yubero, Verónica Bruña,  Sandra Loeches, Sofía Lago, Idaira Vega, Jorge Morena, Eduardo Pericás y Carla Rodríguez.

Si quieres dejar un comentario, sugerencia o aportación relacionada con este artículo, te invitamos a que lo hagas a continuación. 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

El Zurriburri es la revista digital del I.E.S. Jorge Manrique

fachada

institutobilingue

 

FSE horizontal dcha

Newsletter

Si no quieres perderte ninguna publicación, suscríbete a nuestra revista:

Buscar

Esta revista digital está patrocinada por:

Colabora en la revista

Si quieres participar en El Zurriburri envía un artículo que consideres de interés a la dirección de correo electrónico:

direccion@iesjorgemanrique.org

 

 

Sitios amigos de El Zurriburri

Aprende con el CSIC 02

Si te apasiona la lectura no puedes perderte el siguiente blog:

Un libro al día

Nº de Visitas a El Zurriburri

157941
1845
Nº de suscripciones a El Zurriburri
fachada

   El Zurriburri es la revista digital del I.E.S. Jorge Manrique

Centro con Sección Bilingüe en Inglés y Plurilingüe en Alemán y Francés.

C/ Mar Adriático, 2
Tres Cantos - 28760
Telf.: 91 804 09 64   

institutobilingue FSE horizontal dcha