El Zurriburri

"La revista digital del Manrique cultural"

Zurriburri Nº 0062. Hadestown.

 (martes 6 de abril de 2021) 

El teatro desde la antigüedad hasta hoy

El teatro es un medio que ha cambiado mucho a lo largo del tiempo, desde su origen y esplendor en la antigua Grecia sobre los siglos V y IV a.C. hasta nuestros días, en los que se ha visto desplazado por el medio cinematográfico. Sin embargo, este género literario no ha muerto por completo y ha continuado evolucionando y un nuevo subgénero que ha surgido con cierta popularidad en la actualidad es el musical.

Imagen Z0062 01

Imagen 1. 

Al oír musical a la mayoría de vosotros se os habrán venido a la cabeza películas como Grease o Mamma Mia, pero no podemos olvidarnos de las obras en vivo que se representan a diario en teatros tan famosos como los de Broadway.

El musical parece el nexo perfecto entre lo moderno y lo clásico, al fin y al cabo, el teatro griego se caracterizaba por incluir música y un coro en sus obras. Y qué mejor para poner el broche a esta unión que un musical que adapte mitos grecorromanos.

Esto es precisamente lo que hace Hadestown, un musical creado por Anaïs Mitchell que narra los mitos de Hades y Perséfone, y Orfeo y Eurídice, adaptándolos a un público actual y con ideas muy interesantes. Pero antes de hablar sobre la obra es importante conocer las leyendas originales.

Imagen Z0062 02

Imagen 2. Póster promocional de Hadestown.

Hades y Perséfone

Hades es el dios del inframundo, relegado a vigilar el reino de los muertos en soledad. Harto de su confinamiento se asomó en una ocasión al mundo de los vivos y allí, en un campo repleto de flores hermosas vio a la aún más hermosa Perséfone, la hija de la diosa de la fertilidad Deméter. Perdidamente enamorado de la joven, el dios hizo uso de su casco de la invisibilidad para raptarla y llevarla consigo a su reino bajo tierra, donde la convirtió en su esposa.

Imagen Z0062 03

Imagen 3. El rapto de Proserpina de Rubens (1636/37).

Zeus, el rey de los dioses, se presentó ante su hermano Hades para pedirle que liberara a Perséfone, su rapto había provocado gran pesar a Deméter y todos los cultivos estaban muriendo causando una terrible hambruna. Hades aceptó con una condición: Perséfone pasaría la mitad del año con su madre en el mundo de los vivos, y la otra mitad con él en el inframundo. Así es como surgieron las estaciones, los meses que Perséfone recorre los campos del exterior florece la naturaleza dando lugar a la primavera y el verano; y los meses que pasa encerrada en el subsuelo tienen lugar el otoño y el invierno.

Orfeo y Eurídice

Orfeo era un joven poeta y músico, hijo del dios Apolo y la musa Calíope, que con la música de su lira era capaz de doblegar la naturaleza y calmar a las fieras. Con su música logró conquistar a la ninfa Eurídice y los dos jóvenes se casaron. El día de su boda, sin embargo, la muchacha pisó una víbora que la mordió, causándole la muerte.

Orfeo, negándose a aceptar la muerte de su amada, viajó hasta el mundo de los muertos y logró entrar en él calmando a Cerbero, el terrible perro de tres cabezas, con su lira. Se presentó ante Hades y le rogó que permitiese a Eurídice volver al mundo de los vivos, el dios se negó en un principio, pero, tras oír la música del joven, aceptó con una condición.

Imagen Z0062 04

Imagen 4. Orfeo y Eurídice de Poynter (1862).

Orfeo y Eurídice emprenderían el regreso, él delante de ella, y el poeta no podría mirar a la joven hasta que esta estuviese completamente bañada por la luz del sol. Así lo hicieron durante todo el viaje, sin embargo, la duda empezó a acosar el pensamiento de Orfeo; ¿y si Eurídice se perdía? ¿Y si el dios le había engañado?

En el momento en que los primeros rayos del sol comenzaban a acariciar la piel de Eurídice el joven sucumbió a la desconfianza y se volvió solo pudiendo atisbar el rostro de su amada antes de que esta fuese arrastrada al inframundo, esta vez para siempre.

Hadestown, una tragedia griega en la actualidad

Hadestown recoge estos dos mitos y los sitúa en Estados Unidos durante la Gran Depresión. Nos recibe el dios Hermes, que actuará de narrador y mentor de Orfeo, así como las tres Moiras que en la mitología son la personificación del destino y aquí toman la función del coro clásico: guiar la historia y comunicarnos los pensamientos de los personajes; además de empujar a los protagonistas a tomar decisiones erróneas.

La tormentosa relación de Hades y Perséfone está provocando bruscos cambios en el clima dando lugar a una terrible hambruna. El joven Orfeo, armado con una guitarra en lugar de una lira como en la versión clásica, conquista a Eurídice con la promesa de una canción que hará florecer los campos de nuevo, aunque todavía no está terminada.

Imagen Z0062 05

Imagen 5. Eurídice (Eva Noblezada), Hermes (André De Shields) y Orfeo (Reeve Carney), en el fondo Hades (Patrick Page) y Perséfone (Amber Gray).

El hambre acecha en cada esquina y, mientras Orfeo trabaja en su canción, Eurídice es la encargada de mantenerlos a ambos con vida. La joven se encuentra en un callejón sin salida y su única opción es firmar un contrato con Hades para trabajar en su fábrica subterránea, donde el dios atesora sus riquezas y se niega a compartirlas con los habitantes de la superficie.

La noticia llega a oídos de Orfeo que viaja hasta el reino de Hades para recuperar a su amada, pero el contrato que ha firmado Eurídice no le permite regresar. La única forma de ablandar el corazón del dios es con la canción que el músico estaba componiendo y que ya está terminada. No se trata de cualquier canción, sino de la canción que Hades escribió para conquistar a Perséfone. El dios accede al ruego de Orfeo con la misma condición que el mito original. El final, por desgracia, no es mucho más alentador.

Imagen Z0062 06

Imagen 6. Las Moiras (Jewelle Blackman, Kay Trinidad e Yvette Gonzales-Nacer) y Eurídice (Eva Noblezada).

La adaptación en favor de una narración más actual y el cambio de escenario presenta ideas muy interesantes. Las canciones son magistrales tanto por la música como por las letras que hacen constantes referencias a la mitología y auguran lo que va a acontecer. No es de extrañar que ganase 8 premios en la 73ª gala de los Tony (algo así como los Oscar de los musicales) entre ellos el de Mejor Musical.

Es una obra que no deben pasar por alto los fans de los musicales y los apasionados de la mitología clásica. Y si te pasa como a mí que adoro ambas, es imprescindible.

Autor: Daniel Areta Ibáñez. Alumno de 2º de Bachillerato del I.E.S. Jorge Manrique. 

Si quieres dejar un comentario, sugerencia o aportación relacionada con este artículo, puedes hacerlo a continuación.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

El Zurriburri es la revista digital del I.E.S. Jorge Manrique

fachada

institutobilingue

 

FSE horizontal dcha 

Bilingüismo Secc Lin Ale Plur Fra

Newsletter

Si no quieres perderte ninguna publicación, suscríbete a nuestra revista:

Buscar

Esta revista digital está patrocinada por:

Colabora en la revista

Si quieres participar en El Zurriburri envía un artículo que consideres de interés a la dirección de correo electrónico:

direccion@iesjorgemanrique.org

 

 

Sitios amigos de El Zurriburri

Aprende con el CSIC 02

Si te apasiona la lectura no puedes perderte el siguiente blog:

Un libro al día

Nº de Visitas a El Zurriburri

368160
1845
Nº de suscripciones a El Zurriburri
fachada

   El Zurriburri es la revista digital del I.E.S. Jorge Manrique

Centro con Sección Bilingüe en Inglés, Sección Lingüística en Alemán y Proyecto Plurilingüe en Francés.

C/ Mar Adriático, 2
Tres Cantos - 28760
Telf.: 91 804 09 64   

institutobilingue FSE horizontal dcha